padres toxicos, lo somos o no

Padres Tóxicos

¿Te haz hecho alguna de estas preguntas?


¿Por qué mi hijo o hija no quiere estar conmigo?

¿Hemos sido o somos unos padres Tóxicos?

¿Cómo puedo recuperar a mi hijo?

A menudo, se habla de las consecuencias psicológicas a las que se enfrenta un hijo a causa de la ausencia de los padres o de la falta de su atención y cariño, pero apenas se ha explorado la situación inversa, cuando los hijos rechazan a sus padres o desaparecen voluntariamente de sus vidas.

Las reacciones más habituales suelen ser la soledad, la culpa, la rabia y un dolor intenso, ante la ausencia de un hijo que sigue existiendo, pero no en la vida de su madre (padre), simplemente porque al parecer no quiere.

En ocasiones, la ruptura ocurre cuando un hijo percibe la relación con su padre o su madre como “tóxica” y tiene que romper con ella. Algunos ejemplos son las relaciones basadas en un excesivo control paterno, en la falta de afecto y respeto o en la dependencia que desarrolla el progenitor con el hijo. Y no estoy diciendo que la responsabilidad de esta ruptura o distanciamiento recaiga siempre o exclusivamente en los padres, solo digo que, en ocasiones, la manera de proceder de estos es la causa principal de que así sea que así sea. Y en torno a dicha posibilidad, voy a basar este artículo.

padres toxicos lo somos o no

Cuando el padre o la madre se enfrenta a la ausencia de un hijo sin ser consciente de esa “relación tóxica”, por lo general reacciona con incredulidad o sorpresa. No entiende lo que ha ocurrido y suelen defenderse diciendo que todo lo hicieron bien y por su bien. Para ellos es más fácil o asumible achacarlo a la rebeldía del hijo (hija), a su indisciplina, a su egoísmo o a la influencia de terceras personas.

Ante una situación como ésta, cualquier posibilidad de reconstruir la relación, empieza por reconocer que probablemente, ha construido una relación poco sana con su hijo y que esto ha provocado su distanciamiento. Y para ello, tendrá que hacer un ejercicio de autocrítica, revisar sus propias creencias y conductas, ponerse en la piel de su hijo para entender sus necesidades y emociones y, ser muy humilde.

Reconocer los propios errores no será nada fácil. Poner en marcha medidas para subsanarlos, tampoco. Y en cualquier caso y a pesar de los esfuerzos, quizás la otra parte no esté receptiva y ya no quiera ni intentar recuperar o mejorar la relación. En este caso, no quedará más remedio que aceptar su decisión y respetarla, por mucho que esto duela.

Un primer paso para solucionar las cosas, sería analizar cuáles de las pautas que detallo a continuación, no se han estado cumpliendo durante años. Esto nos permitirá ser algo más objetivos y empatizar más fácilmente con los hijos.

padres toxicos lo somos o no

MEDIDAS PARA PREVENIR O SOLUCIONAR EL RECHAZO MANIFIESTO DE TU HIJO:

Siguiendo con el artículo, estamos hablamos de hij@s adolescentes, adultos jóvenes y adultos (conviviendo o no con los padres), así pues, estas medidas están desarrolladas pensando ellos. No obstante, casi todas ellas podrían ser aplicadas a los más pequeños, por cuanto que son un reflejo de un estilo de educación donde impera la empatía, la comunicación y el respeto.

  • A partir de la adolescencia es muy importante respetar su espacio e independencia. No invadas su espacio sin su permiso. No entres en tromba en su habitación, exigiendo o gritando. Respeta su privacidad y su intimidad. Llama a la puerta.
  • Para hablar con él/ella, busca el momento más adecuado para ambos, no sólo cuando a ti te venga bien o cuando tengas la urgencia de hacerlo. No asumas que ha de estar a tu disposición. Pregúntale primero si es un buen momento para hablar y si no, acordad cuándo.
  • No seas autoritario ni demasiado permisivo, busca el punto intermedio. Marca los límites de forma amable y con tonalidades de voz adecuados (para ser firme y tajante no hace falta dar gritos). Y cuidado con las amenazas, no abuses de ellas ni las utilices si no estás dispuesto a cumplirlas. Siempre es mejor negociar, intentar llegar a acuerdos que os vengan bien a ambos.
  • Respeta su derecho a estar en desacuerdo contigo y no te enojes con él por ello. No es un acto de rebeldía. Tiene su propio criterio y es bueno que así sea. La autonomía a la hora de pensar y tomar decisiones es positiva. Luego de adulto, tendrá menos problemas para conducirse según su criterio, asumir cambios y poner límites.
  • Respeta el proyecto de vida de tu hijo. Que no sea el que a ti te gustaría, no quiere decir que sea malo o peor. Simplemente es el suyo y sus errores serán los suyos. Apóyale y bríndale oportunidades para que pueda conocer varias posibilidades de vida. Ínstale a que analice las ventajas y desventajas de cada una. Pero finalmente, la elección final será suya.
  • Evita ser invasivo y no le atormentes con tus propios conflictos. Estar permanentemente hablándole de todo lo malo que te ocurre le origina ansiedad, inseguridad e inestabilidad. Tu victimismo puede que lo mantenga a tu lado cierto tiempo, pero luego le producirá rechazo y hastío.
  • Nunca le hables mal de su padre (madre), aunque tengas razones para ello. Nunca dejará de ser su hij@ por mucho que no te guste y además, puede que lejos de conseguir distanciarles, les acabes uniendo más. Permite que se vaya dando cuenta de las cosas por sí sol@.
  • Promueve en él/ella los valores de equidad y solidaridad. Será más equitativo y solidario con todos. Contigo también. Intenta ser modelo real de los valores que le exijas. Si no ve en ti un modelo de hipocresía, probablemente no la desarrollará.
  • No utilices sus defectos o su falta de excelencia en un arma para herirle. Las críticas destructivas en general son desmoralizantes, atentan contra su autoestima y generan rechazo o distanciamiento. Está bien ser realista y sincero, hacerle ver que no todo está bien si no lo está, pero céntrate más en sus virtudes y en el refuerzo positivo.
  • Descarta totalmente los insultos, el sarcasmo o el trato despectivo. Las comparaciones, humillaciones y malos augurios. Con ello solo conseguirás alejarle más de ti y que te guarde rencor.
padres toxicos lo somos o no

CONSEJOS GENERALES DURANTE EL PROCESO DE RECONSTRUCCIÓN DE LA RELACIÓN.

  • Empieza por decirle cuánto le quieres, lo importante que es para ti y cómo te sientes con la situación. Pero, sobre todo, pregúntale cómo se siente él/ella. Que no perciba que lo único que cuenta son tus emociones y mucho menos, que intentas hacerle sentir culpable por tu malestar o darle pena.
  • El siguiente paso será reconocerle los errores que has cometido. Que sea consciente del ejercicio de autocrítica, empatía y humildad que has hecho y seguirás haciendo. Pide disculpas por todos ellos y que te dé la oportunidad de demostrarle que no los volverás a cometer.
  • Si el distanciamiento es severo y están afectadas hasta los pilares de la relación, lo más aconsejable es establecer una negociación que siente las bases para una nueva manera de convivir y/o relacionaros, mediante el diálogo eficaz y constructivo.
  • Sé persistente, pero no impositivo. Deja claro que te gustaría reparar la relación y que estás preparado para hacer lo que haga falta (dentro de lo razonable). Pero no intentes presionar a tu hij@ o sólo empeorarás las cosas. Dale tiempo y espacio.
  • Sé paciente. En la mayoría de los casos, una relación rota no se reconstruye de un día para otro. Dependiendo de lo severo del distanciamiento, puede llevar semanas, meses o incluso años.
  • Si a pesar de todos tus esfuerzos, tu hij@ opta por no reconstruir la relación contigo, asume que has hecho todo lo que estaba en tu mano para intentar cambiar las cosas. Como adulto, tu hijo no tiene que estar en contacto contigo si no quiere y tu tendrás que aceptar su decisión.

Si te ha sido de utilidad este artículo o tienes alguna duda déjanos tus comentarios más abajo.
También tenemos estos otros artículos que creo que te pueden interesar:

Aquí encontraras más información sobre Psicólogos en Majadahonda

Contáctanos para pedir una cita o recibir más información

Las consultas recibidas sobre sobre Psicología se tratan en la mayor brevedad posible y de forma totalmente confidencial.
Summario
PADRES TÓXICOS ¿Lo soy?
Nombre de Artículo
PADRES TÓXICOS ¿Lo soy?
Descripción
A menudo, se habla de las consecuencias psicológicas a las que se enfrenta un hijo a causa de la ausencia de los padres o de la falta de su atención y cariño, pero apenas se ha explorado la situación inversa, cuando los hijos rechazan a sus padres o desaparecen voluntariamente de sus vidas.
Autor
Nombre del Editor
Psicóloga Carmen Crespo
Editor Logo